El limerick



Limerick de Edward Lear

señor_de_cromero.jpg

En su Gramática de la fantasía, Gianni Rodari define el “limerick” como un género organizado y codificado del sinsentido muy popular en Inglaterra. Con poquísimas variantes, todas permitidas, los “limerick” mantienen siempre la misma estructura:

  • El primer verso define al protagonista: Era un viejo de Avilés
  • En el segundo verso se indican sus características: que andaba con la punta de los pies.
  • En el tercero y el cuarto se añade el predicado: Al verle le dijeron: Buena diversión
                • encontrarte en esta ocasión,
  • El quinto verso se reserva para volver a nombrar al protagonista añadiéndole un epíteto (adjetivo) final especialmente extravagante: oh, insensato viejo de Avilés.

En cuanto a la rima, el primero, el segundo y el quinto verso riman entre sí. El tercero rima con el cuarto.

Ejemplos:

Limerick del pájaro en la rama

Si un pájaro sentado en una rama
te anuncia "Soy el hijo de tu hermana",
no sé si le creería...
Yo, antes, me fijaría
si le crecieron alas a tu hermana.

Anahí Flores

La escritora argentina María Elena Walsh basó en 42 limericks su libro infantil Zoo Loco (1964), del que proceden los tres siguientes.

Un hipopótamo tan chiquitito
que parezca de lejos un mosquito,
que se pueda hacer upa
y mirarlo con lupa
debe ser un hipopotamito.

Si cualquier día vemos una foca
que junta margaritas con la boca,
que fuma y habla sola
y escribe con la cola,
llamen al doctor: la foca está loca.

En Tucumán vivía una tortuga
viejísima, pero sin una arruga,
porque en toda ocasión
tuvo la precaución
de comer bien planchada la lechuga.

Más información: